Extrañamiento

Acerca de antiguas y nuevas pinturas de Alberto Méndez

por Jorge Garnica 



Impermeables a los sentimientos y a las dudas, un mar de hombres recorren el mundo como pasajeros de una comedia que no tiene fin. El amor y el odio no son más
que parte constitutiva de un transitar donde la contundencia se torna levedad. 

Collage social, abismado en la opacidad fragmentaria para una lectura de lo real. Documenta en texto plástico; flaneur calificado el artista. 

Permeable, sensible, en su camino da cuenta de ello: moldeando sus obsesiones y testimoniando mediante la forma su existencia; dando cuenta de su relación con lo innombrable. 

Bosquejos surcados por siluetas anónimas que transitan en un laberinto plástico, de fácil comprensiòn: un puzzle urbano. 

Nuevas pinturas y dibujos nos incluyen. Diagramas de flora doméstica y esbozos de plantas arquitectónicas; insinuaciones, croquis con fines inciertos y destino de completud. Se aunan con naturalidad, con la sóla intenciòn del pensamiento. 

Temporal y epocalmente habitan el espacio del arte, universo virtual y ético al que podríamos exigirle cierta posibilidad de ideal.